Miguel Valenzuela (Ítaca Formación): “Ofrecemos una formación inigualable en el sector de la salud mental”

¿Por qué ha decidido asociarse a ANCED?

Por una parte porque creo que asociarse cuando compartimos intereses siempre es positivo, permite mayor fuerza al sector. Además es importante para nosotros la garantía que supondrá para nuestros alumnos y finalmente, creo que es importante tener detrás una asociación de prestigio a la hora de aprender a hacer las cosas mejor, estar asesorados, etc...

¿Cuál es la oferta formativa de su centro?

Fundamentalmente formación de alto nivel para profesionales de la psicología y para alumnos de los últimos años de grado. No olvidamos al resto de profesionales de la salud mental que también pueden encontrar en Ítaca Formación y en nuestro proyecto editorial, Ediciones Psara, formación para ser cada día mejores en un trabajo muy relevante para que las personas sean capaces de afrontar mejor los retos del día a día lo que conlleva una sociedad más saludable. Contar en muchos proyectos con UDIMA hace que nuestra oferta esté, a su vez, acreditada por una de las mejores universidades.

¿Cuál es la principal propuesta de valor de su centro?

Sin duda la calidad, creo que honestamente ofrecemos una formación inigualable en el sector de la salud mental.

¿Qué es lo que les hace únicos?

Junto a la calidad que te comentaba creo que el alumnado y el profesorado se siente muy bien tratado en Ítaca Formación y eso hace que año tras año las críticas sean excelentes.

¿Cuál es la principal apuesta de su centro para los próximos años?

Cada año es un reto a que las formaciones sean inolvidables, no solo en aspectos profesionales sino que también sabemos que cambian la vida de nuestro alumnado. Iremos ampliando los campos del sufrimiento humano donde creemos que una formación de primer nivel ayudará a esa mejora de personas y sociedad que mencionaba al principio.

¿Cuáles son los principales retos a los que se enfrenta el sector de la formación en España?

No creo que sea un problema solo en nuestro país sino internacional. Existe un catálogo tan amplio que es difícil que los potenciales alumnos puedan diferenciar calidad. Ni siquiera los precios son un buen argumento para suponer excelencia. Por eso siempre creo que el alumnado debe conocer muy bien quiénes los van a formar, conocer el profesorado y los proyectos que se le presentan.