Claves para organizar una webinar con éxito

Claves para organizar una webinar con éxito
logo facebook news logo twitter news logo instagram news

Estudiar en una conferencia o aula virtual en directo se ha convertido en una práctica cada vez más común en el mundo del elearning. Como todos saben, la pandemia ha consolidado todas las formas posibles de educación a distancia, entre ellas las que permiten, en tiempo real, impartir conocimiento y resolver dudas de manera muy ágil.

Las webinars son las estrellas de esta tendencia mundial. El término es un neologismo que combina dos palabras: “web” y “seminario”. Son, básicamente, contenidos formativos (taller, cursos, conferencias) muy dinámicos que se imparten a través de internet. La pandemia no hizo más que consolidar un formato que arrastraba años.

Tienen un gran rasgo distintivo: el conferenciante habla en vivo a la audiencia y los asistentes tuenen la posibilidad de una interacción inmediata con comentarios y preguntas. En Estados Unidos, por ejemplo, el 80% de los profesionales ya usan webinars.

¿Para qué sirve una webinar?

Es difícil categorizar a una webinar, porque puede ser desde un simple video de alguien que enseña un determinado conocimiento a una pequeña audiencia, hasta un prestigioso especialista que imparte una clase online a cientos de estudiantes.

Sin embargo, la mayoría de las webinars apuntan a integrar contenidos colaborativos, como por ejemplo las aptitudes necesarias para utilizar determinado programa o herramienta digital o conocer las virtudes de un producto comercial.

Las webinars suelen ser gratuitas. Por lo general, quienes las imparten buscan atraer a futuros usuarios o clientes. Las hay también pagas, sobre todo cuando se tratan de cursos académicos en línea.

La formación educativa gana cada vez más terreno en estos seminarios virtuales, desplazando al uso como simple estrategia de publicidad y marketing.

¿Cómo organizar una webinar?

Una de las grandes ventajas de las webinars es la sencillez de su organización. El anfitrión y/o los demás presentadores deben, en primer lugar, establecer una fecha y una hora para el evento.

Luego llega el momento de invitar a los miembros de la audiencia a registrarse y asistir. Por último, el o los conferencistas deben organizas la actividad con la ayuda de un software de webinar, entendido como el “puente” entre el emisor y los asistentes (Zoom, Skipe o Google Hangouts, por nombrar los gratuitos y más conocidos).

En resumen, la base de toda webinar se resume en cinco pasos:

  1. La selección de la fecha y la hora. Ideal hacerlo con bastante antelación para que los usuarios interesados tengan tiempo para poder asistir.S
  2. La temática. Es fundamental dedicar tiempo a definir de qué se va a hablar para luego definir un título y unos objetivos.
  3. La difusión. El planteo sobre cómo dar a conocer la actividad. Indispensable, hoy en día, utilizar las redes sociales para dar a conocer el evento.
  4. La suscripción: lo que mejor funciona para que los interesados accedan a una webniar es el formulario de suscripción. No debe ser largo ni difícil de completar.
  5. La puesta en escena: valora dónde lo vas a hacer y qué material necesitarás para los impartir los contenidos y para su grabación.