certificado de profesionalidad

  • Ayudas 430 eurosEl pasado 4 de julio de 2018 se han publicado en el Boletín Oficial del Estado (BOE) los Presupuestos Generales del Estado para 2018, en los que se incluye una nueva ayuda de 430,27 euros mensuales para aquellos jóvenes inscritos en el Sistema Nacional de Garantía Juvenil con un contrato para la formación y el aprendizaje. Esta medida permitirá al trabajador recibir un salario mucho mayor que el que percibe en la actualidad con este tipo de contratos.

    Beneficiarios

    • Jóvenes inscritos en el Sistema Nacional de Garantía Juvenil (Ley 18/2014, Sección 2ª, Capítulo I Título IV).
    • No tener titulación superior a la ESO (ver apartado DOS de la Disposición adicional centésima vigésima de la Ley de Presupuestos Generales del Estado 2018). No estar en posesión de ninguno de los siguientes títulos:
      • Título de Bachiller
      • Título de Técnico de grado medio
      • Título oficial de nivel superior al Bachiller
      • Títulos oficialmente reconocidos como equivalentes a las titulaciones previamente citadas en conformidad con las leyes reguladoras del sistema educativo vigente
      • Certificado de Profesionalidad de nivel 2 ó 3
    • Suscribir Contrato para la formación y el aprendizaje mínimo de 12 meses.

    Ayuda económica

    • La cuantía de la ayuda serán 430,27 € mensuales, con un máximo de 18 mensualidades o de 36 en caso de personas con un grado de discapacidad igual o superior al 33%.
    • El trabajador debe solicitar la ayuda, en el plazo máximo de 15 días desde el inicio de su contrato, en el SEPE.

    Trabajadores con contratos de formación anteriores a la entrada en vigor de la ayuda

    Este nuevo complemento salarial al contrato de formación no tiene carácter retroactivo, esto significa que solo podrán beneficiarse los contratos que se realicen a partir del 4 de agosto y que cumplan con los requisitos descritos anteriormente.

    Ayuda adicional también para las empresas

    También está prevista una medida complementaria para aquellas empresas que transformen un contrato de formación en indefinido, ya sea a la finalización del contrato inicial, o a la finalización de cualquiera de sus prórrogas. Se trata de una bonificación en las cuotas empresariales por contingencias comunes a la Seguridad Social de 3.000 € anuales durante 3 años.

    Para poder beneficiarse de dicha ayuda, la conversión del contrato en indefinido deberá realizarse a jornada completa. Y, además, la empresa estará obligada a mantener al trabajador en su plantilla durante al menos tres años desde la fecha de la conversión.

    Actualmente la bonificación que recibe la empresa por la conversión de un contrato de formación en indefinido es de 1.500 € al año si la persona contratada es hombre y 1.800 € si es mujer, durante un periodo máximo de 3 años.

    Esta ayuda se sumaría al resto de ventajas y bonificaciones económicas con las que ya cuenta esta modalidad contractual.

    Compatibilidad

    Es compatible con otras medidas de fomento del empleo.

  • ¿Qué es un certificado de profesionalidad?

    certificados profesionalesSon acreditaciones oficiales de las cualificaciones del Catálogo Nacional de Cualificaciones Profesionales. Están estructurados en competencias profesionales y su formación modular asociada.

    Se obtienen, por la formación superando todos los módulos que integran el certificado de profesionalidad mediante:

    • Formación dual (Contratos para la formación y el aprendizaje).
    • Formación en modalidad presencial.
    • Formación en modalidad de teleformación.

    O por la acreditación de la experiencia laboral, superando los procedimientos establecidos para la evaluación o acreditación de las competencias profesionales adquiridas a través de la experiencia laboral o de vías no formales de formación.

    Preparan para el desarrollo de actividades profesionales que requieren competencias desde el nivel 1 al 3 de cualificación en función de la complejidad, responsabilidad y autonomía que se necesitan en cada puesto de trabajo. Responden a todos los sectores productivos, desde el nivel operario elemental hasta el mando intermedio.

    Los requisitos de acceso se establecen en función de los niveles de cualificación de cada certificado de profesionalidad.

    Para el acceso a formación de nivel 1 no se exigen requisitos.

    Para acceder a la formación de los módulos formativos de los certificados de profesionalidad de los niveles de cualificación profesional 2 y 3 los alumnos deberán cumplir alguno de los requisitos siguientes:

    • Estar en posesión del título de Graduado en Educación Secundaria Obligatoria para el nivel 2 o título de Bachiller para nivel 3.
    • Estar en posesión de un certificado de profesionalidad del mismo nivel del módulo o módulos formativos y/o del certificado de profesionalidad al que desea acceder.
    • Estar en posesión de un certificado de profesonalidad de nivel 1 de la misma familia y área profesional para el nivel 2 o de un certificado de profesionalidad de nivel 2 de la misma familia y área profesional para el nivel 3.

    Estructura del certificado de profesionalidad

    Unidad de competencia

    Estructura Certificado ProfesionalidadEs el agregado mínimo de competencias profesionales, susceptible de reconocimiento y acreditación parcail, a los efectos previstos en el artículo 8.3 de la Ley Orgánica 5/2002, de 19 de junio, de las Cualificaciones y de la Formación Profesional. Cada cualificación se organiza en unidades de competencia.

    Cada unidad de competencia lleva asociado un módulo formativo, donde se describe la formación necesaria para adquirir esa unidad de competencia.

    Las unidades de competencia tienen valor y entidad por sí mismas, es decir, pueden ser definidas, identificadas, reconocidas, validadas, acreditadas y certificadas.

    Esta estrucutra permitira evaluar y acreditar al trabajador cada una de sus unidades de competencia (obtenidas mediante la formación o la práctica laboral). De este modo, podrá acumularlas y conseguir la acreditación de la cualificación completa mediante un Título de Formación Profesional o un Certificado de Profesionalidad.

    Módulo formativo

    El Módulo Formativo es el bloque coherente de formación asociado a cada una de las unidades de competencia que configuran la cualificación. Constituye la unidad mínima de formación profesional acreditable para determinar los títulos y certificados de profesionalidad.

    Cada unidad de competencia lleva asociado un módulo formativo, donde se describe la formación necesaria para adquirir esa unidad de competencia.

    Unidades formativas

    Cada uno de los bloques en que se organizan los contenidos de los módulos formativos por el que se establecen la estructura de los certificados de profesionalidad. Los módulos que tengan una duración superior a 90 horas podrán subdividirse en Unidades Formativas que en ningún caso serán de duración inferior a 30 horas.

    Con carácter general el número máximo de unidades formativas en que se podrá subdividir cada módulo no será superior a tres.

    Las unidades formativas, que se recogerán en el fichero de especialidades formativas, serán certificables siempre que se hayan desarrollado con los requisitos de calidad establecidos para impartir el módulo al que pertenecen.

    lupaCertificados de profesionalidad. Familias profesionales

    lupaBúsqueda de Centros Entidades de formación (Especialidades Formativas)

     

    Normativa

     

    Catálogo de Certificados Catálogo Catálogo de Certificados
    por CCAA
    Catálogo
  • Jorge Azcárate Morera. Presidente de la Asociación Nacional de Centros de e-Learning y Distancia (Anced)

    infoLibre • Plaza Pública
    Publicada 07/04/2018

    Conscientes de las oportunidades que la revolución digital ofrece a la Formación para el Empleo, en los dos últimos años se han invertido millones de euros para adecuarse a las nuevas necesidades de la formación online o e-Learning.

    Con ese esfuerzo por la innovación, que nos exige la sociedad de la comunicación, evolucionamos hacia un modelo de formación que da respuesta a los retos del presente y del futuro para mejorar la empleabilidad de los trabajadores, especialmente, los que engrosan las listas del paro que, con un porcentaje casi del 17%, sitúa a España en el segundo lugar de la Unión Europea, solo por detrás de Grecia. Un triste récord.

    La tecnología digital brinda herramientas que facilitan el estudio, la comunicación y la interacción fluida entre alumnos y formadores, y la conexión entre los participantes de un mismo grupo, sin necesidad de que todos tengan que estar simultáneamente en el aula o en un lugar concreto. Es una forma de gestionar el conocimiento que, además de favorecer el estudio de unas determinadas especialidades formativas, mejora las competencias digitales de los alumnos, imprescindibles ya en el mundo laboral presente y que aún lo serán más en el futuro inmediato.

    Los jóvenes —incluso los que no han acabado la enseñanza secundaria obligatoria y cuya formación profesional es vital para su futuro personal y para el de la economía española— dominan las nuevas tecnologías a través de sus smartphones o de sus tabletas. Para ellos, incorporar nuevos conocimientos digitales no es un problema y, seguramente, ven en el e-Learning un instrumento que les hace más cercana la recepción del resto de los conocimientos de la Formación para el Empleo que tienen que asimilar.  Las competencias digitales son también importantes para los adultos que crecieron offline. La formación online es una vía excelente para aprender los rudimentos imprescindibles de las tecnologías de la información y la comunicación.

    La apuesta de las Administraciones Públicas por la formación online es inequívoca y es un reto para todos establecer los mecanismos para que estas estrategias de formación puedan implementarse con garantías, pero también a unos ritmos y plazos razonables.

    Sin embargo, las nuevas tecnologías y los contenidos formativos que se incorporan a ellas avanzan con mucha más celeridad que las normas legales. De ahí que a veces las grandes oportunidades que ofrecen para la formación se vean frenadas por una normativa que, lejos de adaptarse a esa rapidez y flexibilidad intrínsecas a la era digital, se encuentra poco desarrollada y es excesivamente rígida en aspectos elementales y fáciles de modificar, como el tiempo de conexión de los alumnos, las horas de tutorías, los controles de aprendizaje o el propio Catálogo de Especialidades Formativas.

    La teleformación camina en paralelo y de manera complementaria a la formación presencial, pero, como hemos visto, con características y entidad propias. Ofrece a los alumnos una gran flexibilidad de tiempo y espacio que les permite conciliar la formación con su jornada de trabajo y con las obligaciones personales y familiares. Cada alumno puede conectarse online en el momento en que se lo permiten sus ocupaciones, porque el alumno pasa a ser el centro del proceso de enseñanza-aprendizaje, marcando, bajo la tutela de los formadores, su propio ritmo de estudio y alcanzando su capacitación académica y laboral donde y cuando la necesita.

    No es comprensible, por tanto, que las normas exijan, por poner un ejemplo, un tiempo elevado de conexión a los alumnos, porque ese requisito choca frontalmente con la flexibilidad de este método, a la par que genera una discriminación negativa entre aquellos participantes que, por sus conocimientos previos de la materia, competencia tecnológica, capacidad de aprendizaje o incluso inteligencia, requieran de un menor tiempo para completar su formación. No parece razonable ni práctico, con las posibilidades que ofrece la tecnología digital, obligar a todos los participantes a seguir el mismo ritmo de aprendizaje simplemente para cumplir un requisito, que no es pedagógico, para ser considerado apto. Debemos exigir a la administración una mayor flexibilidad en esta modalidad formativa que sirva de trampolín para su implementación y no sea un obstáculo en su desarrollo, y que a su vez no disminuya la capacidad de control y seguimiento, imprescindible para toda actividad formativa financiada con fondos públicos.

    Sin lugar a dudas el e-Learning está consolidado como la metodología hacia la que tienden todas las instituciones implicadas en el proceso de aprendizaje, ya sea de forma exclusiva o en combinación con la enseñanza presencial. Más ahora que la propia Administración se está digitalizando en su organización interna y en su relación con el ciudadano. Pero requiere de una apuesta decidida por las nuevas tecnologías y de la colaboración entre las administraciones, los agentes sociales y las empresas de formación para el empleo para eliminar trabas burocráticas. La capacitación para la inserción en el mercado laboral de nuestro capital humano no puede esperar.

    No debemos dejar de lado la formación privada no presencial dirigida al alumno particular, empresas, entidades públicas, etc. impartida por centros formativos de gran prestigio y con titulaciones propias de un valor muy reconocido en las empresas que aplican programas de calidad y mejora permanente a sus programas de formación, como alternativa a la formación oficial o subvencionada, que consideramos es otra vía para la mejora de conocimientos que puede facilitar la inserción laboral, desarrollo en el puesto de trabajo y el incremento de la empleabilidad.

    Sabemos además que la formación online, como el propio avance de la sociedad digital, es una tendencia irrefrenable en todo el mundo que aporta grandes oportunidades para el desarrollo laboral y empresarial, y nuestro país tiene que saber aprovecharlas. Con una tasa del 38% de paro juvenil, el doble de la media europea, un índice de abandono escolar temprano del 20% y un 35% de jóvenes de entre 24 y 35 años que no ha acabado la enseñanza secundaria obligatoria (según la OCDE), la sociedad española y los agentes implicados en la formación tienen que hacer un enorme esfuerzo para capacitar profesionalmente a una generación en cuyas manos está nuestro progreso futuro.

     

     

  • Jorge Azcárate Morera. Presidente de la Asociación Nacional de Centros de e-Learning y Distancia (Anced)

    Con un 39,4% de paro juvenil, una tasa de abandono escolar del 20% y un 35% de los jóvenes entre 25 y 34 años que no han acabado la educación secundaria obligatoria (este último dato aportado por la OCDE el pasado mes de septiembre), el contrato para la formación y el aprendizaje debería ser el instrumento esencial para la capacitación y el acceso al trabajo de los jóvenes que carecen ahora de titulación y de empleo. Lo es, de hecho, en países de nuestro entorno, especialmente en Alemania, que tiene un índice de desempleo juvenil del 7,9%, un porcentaje bajo si se compara con nuestro país y que se atribuye precisamente al buen funcionamiento de esta modalidad de enseñanza.

    En España, sin embargo, la ambigüedad de la nueva normativa y la diversidad de interpretaciones que hace cada administración de los preceptos legales ha generado una gran inseguridad jurídica a empresas, alumnos/trabajadores y a las entidades formadoras y ha provocado que este tipo de contratos cayera en un 73% en un solo año. En 2016 se formalizaron únicamente 46.384 contratos de aprendizaje frente a los 174.923 de 2015, según datos del Servicio Público de Empleo (SEPE).

    Sin embargo, el espíritu del Real Decreto 1529/2012 que desarrolla esa modalidad de formación dual, en la que se combina la instrucción práctica en el puesto de trabajo con la teórica impartida por las empresas de formación para el empleo, no era otro que combatir la alta tasa de paro juvenil, que dobla la media de la Unión Europea, y ofrecer una salida laboral a los jóvenes menores de 30 años sin titulación ni trabajo, a través de una herramienta formativa que les permite obtener un título académico oficial equiparable a la Formación Profesional o un Certificado de Profesionalidad, además de adquirir un conocimiento preciso de la función laboral que van a desempeñar.

    Hablamos de un modelo de éxito en otros países europeos que no debería fracasar en España. Porque en la práctica el contrato de aprendizaje va más allá de la simple capacitación laboral y de la obtención de un título para unos jóvenes cuya escasa empleabilidad es una de las secuelas más dolorosas que han dejado la crisis económica y las burbujas financiera e inmobiliaria que la causaron. La formación dual, al tiempo que forma a los jóvenes para desarrollar un trabajo, facilita que se reenganchen a la educación y accedan a un empleo, lo que refuerza su socialización y les permite empaparse de valores positivos hacia el trabajo. En la línea de lo que dijo Benjamín Franklin ya en el siglo XVIII, “dime y lo olvido, enséñame y lo recuerdo, involúcrame y lo aprendo”.

    A ese objetivo respondía el Real Decreto 1529/2012 que, de hecho, facilitó que durante los años siguientes miles de jóvenes trabajadores accedieran a un empleo, debido a que tanto las empresas como los alumnos y las entidades de formación apreciaron las bondades de la normativa para hacer frente a la magnitud del problema. Sin embargo, su posterior modificación de enero de 2016 con la entrada en vigor de la impartición presencial y la teleformación como únicas opciones para la formación y el aumento de las trabas burocráticas generó una enorme inseguridad jurídica a los participantes, que lejos de incrementar el número de contratos de esta modalidad se retrajeron y se retiraron de un programa de formación dual tan necesario para la formación de nuestro jóvenes.

    Un ejemplo claro del antagonismo entre lo inflexible y estática que es la normativa frente al dinamismo del mercado laboral son los plazos que se atribuyen a las administraciones públicas para autorizar el inicio de la actividad y que hacen que muchos empresarios desistan de contratar, porque no pueden planificar a tanto tiempo. Un rediseño general de la formación vinculada a estos contratos y la flexibilización de las normas, por ejemplo, sobre la manera en que se distribuyen las horas de formación práctica y teórica o se realizan las tutorías, estimularían a las empresas a su utilización y permitirían que la oferta formativa se adaptara a las posibilidades reales de empresas y alumnos.

    Pero el cambio más importante que se necesita para impulsar este tipo de formación y aproximarse así a los resultados de inserción laboral de los jóvenes que produce el modelo alemán, en el que se inspiró el real decreto de 2012, descansaría en la incorporación de procedimientos que faciliten casi de forma automática la autorización de este tipo de contratos, la vuelta de la formación a distancia para aquellas especialidades sin certificados de profesionalidad acreditados en teleformación y la libre elección de los alumnos/trabajadores de los módulos que les interesan.

    Esa modificación normativa debería ser el producto del trabajo conjunto y coordinado de expertos, agentes sociales y entidades prestadoras de los servicios de formación, que tienen una amplia experiencia sobre el terreno y conocen la complejidad del contrato para la formación y el aprendizaje en el que el alumno tiene que desempeñar su trabajo remunerado en una empresa y dedicar una parte de su jornada laboral a la formación lectiva.

    Ganar el desafío de incorporar al mercado laboral a cientos de miles de jóvenes españoles que ahora se encuentran sin titulación y sin trabajo es esencial no solo para su futuro como personas integradas socialmente, sino también para incrementar la competitividad de nuestras empresas y de nuestro país en un mundo globalizado. Conseguirlo requiere de las administraciones públicas más agilidad y flexibilidad en la normativa sobre formación para el empleo, y en particular sobre el contrato para la formación y el aprendizaje. Lo que unido a una interpretación más homogénea de las normas y a la potenciación del conocimiento público de esta modalidad contractual alentaría a impulsar esa actividad formativa a empresas, alumnos y entidades formadoras que, pese a las dificultades, mantienen su vocación por la formación en las empresas y la cualificación de los desempleados así como la apuesta por la calidad, la innovación y la mejora metodológica en los modelos pedagógicos de formación presencial y no presencial.

     

     

  •  

    Todo son ventajas

    Ventajas del Contrato de FormaciónEl Contrato para la Formación y el Aprendizaje ofrece a las empresas la oportunidad de ahorrar en costes salariales. ANCED puede ayudarle a cumplir los requisitos formativos de esta modalidad de contratación sin ningún coste para su empresa.

    Desde el 1 de enero de 2016 se establece que la formación del Contrato para la Formación y el Aprendizaje se imparta de manera presencial o en teleformación.

    La actividad formativa debe ir encaminada a la obtención de un Certificado de Profesionalidad, titulación oficial académica equiparable a una Formación Profesional, R.D. 1529/2012 de 8 de noviembre.

    Como novedad importante antes de formalizar el contrato se debe solicitar una Autorización de inicio de la actividad formativa ante el Servicio Público de Empleo. Dicha solicitud será tramitada por ANCED y se resolverá, por parte de la Administración, en el plazo máximo de un mes desde la fecha de su entrada en registro.

     

    El Contrato de Formación: una oportunidad

      • Pueden realizarse a mayores de 16 años y a menores de 30 años. Sin límite de edad para los discapacitados.

     

      • Todos los contratos realizados a desempleados inscritos en las oficinas de empleo, tendrán bonificadas las cuotas de la Seguridad Social, 100% a empresas de menos de 250 trabajadores y el 75% a empresas de más de 250 trabajadores

     

      • La protección de la Seguridad Social para el trabajador comprenderá todas las contingencias incluido el desempleo.

     

      • Si se transforma en indefinido, se reducirá la cuota empresarial de la Seguridad Social en 1.500,00 € durante tres años en hombres y 1.800,00 € en mujeres.

     

      • La duración mínima del contrato será de un año y máxima de tres. Se podrá modificar esta duración en función del convenio colectivo de la empresa.

     

    • Formación bonificable 100% en los Seguros Sociales.

     

    Guía del Contrato de Formación y Aprendizaje Guía Contrato Formación Catálogo de Certificados Catálogo Catálogo de Certificados
    por CCAA
    Catálogo Ficha para solicitar autorización al SEPE Ficha solicitar autorización al SEPE
  • Madrid, 4 de mayo 2016. Jornada Informativa ANCEDEn la sede de la CEOE, ANCED ha celebrado la Jornada Informativa sobre Contratos para la formación y aprendizaje, en la que han participado como ponentes Dª. Begoña Arranz, Subdirectora Adjunta de Políticas Activas de Empleo del SEPE y Dª. Blanca De Diego, Técnica del Servicio de Contratos para la Formación del SEPE.

    La inauguración de la jornada ha estado a cargo de D. Jorge Azcárate, Presidente de ANCED, quien ha expuesto las dificultades actuales que existen para empresas y centros de formación en la gestión de los contratos para la formación y el aprendizaje.

    Los representantes de la Administración han detallado la situación actual entre el SEPE y las CCAA y las acciones que están llevando a cabo para mejorar y agilizar este trámite. Han presentado las cifras actuales: 44 certificados de profesionalidad acreditados en teleformación, más de 1800 centros presenciales y 378 centros acreditados en online.

    El SEPE está desarrollando dos herramientas informáticas para el control y seguimiento de la formación por las CCAA y control de las bonificaciones de la formación por parte del SEPE y Seguridad Social, que se implantarán en los próximos meses.

    Desde ANCED se les ha trasladado las inquietudes recogidas por parte de nuestros centros y empresas clientes sobre dos puntos muy concretos:

    1. La espera de máximo un mes hasta la resolución de inicio de la actividad formativa.
    2. Que las prácticas presenciales se pueden realizar en la propia empresa.

    Ambas consultas fueron tenidas en cuenta, y aunque dependen de un cambio normativo posterior, serán estudiadas por parte de la Administración.

    Se les ha vuelto a insistir en la falta de un reglamento o instrucciones que recojan las “reglas del juego” en cuanto al seguimiento de la formación, conexiones a la plataforma, participación en tutorías presenciales, etc… y no depender de los diferentes criterios de los técnicos de las CCAA. No se obtuvo una respuesta clara en este sentido, aunque insistieron que desde el SEPE se están enviando informes a las CCAA para tratar de unificar estos procesos.

    Jornada Informativa ANCEDEn el turno de consultas se ha puesto de manifiesto las dificultades reales y casos concretos que aquejan a las empresas y centros de formación a la hora de realizar la gestión de contratación.

    Destacar el éxito de participación, con cerca de 115 asistentes de los distintos actores implicados en la gestión de los contratos, como son las empresas, despachos profesionales y centros de formación.

     

  • Formación Profesional a Distancia

    La formación que recibe el trabajador será un Título Oficial de Formación Profesional de Grado Medio o Superior reconocido por el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte. En el supuesto de que laduración del contrato sea inferior a la obtención del título, el trabajador obtiene una acreditación parcial acumulable; es decir, las asignaturas aprobadas constarán en el expediente académico del alumno.

    Con este tipo de contrato, la empresa dispone de las ventajas económicas propias de esta modalidad contractual.

    ANCED puede ayudarle a cumplir los requisitos formativos de esta modalidad de contratación sin ningún coste para su empresa.

    • No paga la cuota de la Seguridad Social.
    • Formación del alumno 100% bonificable en los Seguros Sociales. A coste 0.
    • Sin límite de contratación por cada Centro de Trabajo.
    • Si se transforma a indefinido, se reducirá la cuota empresarial de la Seguridad Social en 1.500 € durante tres años en hombre y 1.800 € en mujeres.
    • Total protección social. Cotización a la Seguridad Social.
    • Desempleo.
    • Cualificación profesional: obtiene un Título Oficial de Grado Medio o Superior.
    • Máxima flexibilidad horaria gracias a la modalidad Distancia.
    • Estar inscrito como demandante de empleo.
    • Titulación mínima requerida: ESO o Prueba de Acceso.
    • No disponer de titulación o cualificación relacionada con el puesto de trabajo.
    • Edad entre 18 a 30 años. Caso de discapacidad no ha límite de edad máxima.
    • Técnico de Grado Medio en Gestión Administrativa.

      • Empleado administrativo comercial, en general 41221011
      • Empleado administrativo, en general 43091029
      • Empleados administrativos con tareas de atención al público no clasificados bajo otros epígrafes 45001019
      • Empleado del área de atención al cliente 44111018
      • Operador-grabador de datos 43011025
      • Servicios de Almacenamiento y recepción (tareas administrativas del almacén) 41211056
    • Técnico de Grado Superior en Administración y Finanzas.

      • Empleado administrativo comercial, en general 41221011
      • Empleado administrativo, en general 43091029
      • Empleados administrativos con tareas de atención al público no clasificados bajo otros epígrafes 45001019
      • Empleado administrativo de los servicios de transporte, en general 412531041
      • Empleado Administrativo contable 41111011
    • Técnico de Grado Superior en Asistencia a la Dirección.

      • Secretarios generales 36131020
      • Secretario de dirección 36131011
    • Técnico de Grado Superior en Desarrollo Aplicaciones Multiplataforma.

      • Analistas de sistemas, nivel medio 27111019
      • Analista de aplicaciones, nivel medio 27121012
      • Analista-programador, nivel medio 27121030
      • Técnico en operaciones de sistemas informáticos 38111011
      • Técnico en informática de gestión 38121014
      • Técnico en informática de gestión 38121014
      • Técnico en sistemas microinformáticos 38121023
      • Técnico medio en instalación, mantenimiento y reparación de equipos 38121032
      • Técnico de soporte de la web 38141010
      • Programador de aplicaciones informáticas 38201017
    • Técnico de Grado Superior Administración Sistemas informáticos en Red.

      • Administración BBDD 27211027
      • Administrador de redes 27211018
      • Analista y desarrollador de redes informáticas 27231014
      • Especialista en BBDD y en redes informáticas 27291012
      • Técnico medio en Instalación, mantenimiento y reparación de equipos informáticos 38121032
      • Técnico de soporte de redes
    • Técnico de Grado Superior en Agencias de Viajes y Gestión de Eventos.

      • Técnicos de producto en agencias de viaje 44211053
      • Técnicos de promoción en agencias de viaje 44211062
      • Técnicos de ventas en agencias de viajes 44211071
      • Técnicos en agencias de viajes 44211080
    • Técnico de Grado Superior en Gestión de Ventas y Espacios Comerciales.

      • Organizadores de puntos de venta en autoservicios 26401010
      • Encargados de tienda 52101034

     

    Guía del Contrato de Formación y Aprendizaje Guía Contrato Formación Catálogo de Certificados Catálogo Catálogo de Certificados
    por CCAA
    Catálogo Ficha para solicitar autorización al SEPE Ficha solicitar autorización al SEPE
  •  

    Los centros de ANCED son Centros Autorizados por el Servicio Público de Empleo Estatal. Puede verificar los centros autorizados en el siguiente enlace de este organismo

    https://sede.sepe.gob.es/especialidadesformativas/RXBuscadorEFRED/BusquedaCentrosCFA.do

    Relación de Certificados de Profesionalidad

     

    Guía del Contrato de Formación y Aprendizaje Guía Contrato Formación Catálogo de Certificados Catálogo Catálogo de Certificados
    por CCAA
    Catálogo

     

    ANCED cuenta con más de 200 ocupaciones en los diferentes sectores de actividad para la formación teórica de los Contratos para la Formación y el Aprendizaje.

    Relación de Sectores donde ANCED imparte Formación para prorrogas hasta 31 de diciembre de 2016

    Sector: Agrario

    Familia: Agraria (AA)

    Sector: Construcción

    Familia: Edificación y obras públicas (EO)

    Sector: Industria

    Familia: Artesanía (AR)

    Familia: Automoción (AU)

    Familia: Industrias alimentarias (IA)

    Familia: Industrias fabricación de equipos eletromecánicos (FE)

    Familia: Industrias gráficas (IG)

    Familia: Industrias químicas (IQ)

    Familia: Industrias de la madera y el corcho (MD)

    Familia: Industria pesada y construcciones metálicas (IP)

    Familia: Industrias textiles, de la piel y el cuero (IT)

    Familia: Montaje e instalación (MO)

    Familia: Mantenimiento y reparación (MR)

    Sector: Servicios

    Familia: Administración y oficinas (AO)

    Familia: Comercio (CC)

    Familia: Docencia e investigación (DO)

    Familia: Información y manifestaciones artísticas (IM)

    Familia: Sanidad (SA)

    Familia: Seguros y finanzas (SF)

    Familia: Servicios a la comunidad y personales (SP)

    Familia: Servicios a las empresas (EM)

    Familia: Transporte y telecomunicaciones (TC)

    Familia: Turismo y hostelería (TH)